Iphone XR

$14,999.00

Pantalla LIQUID RETINA IPS 6,1″ 1792 x 828px
Procesador A12 Bionic Hexacore 2,3GHz
Memoria RAM 3GB
Almacenamiento 256GB
Cámara frontal 7MP F2.2
Cámara trasera 12MP
Batería 2942 mAh

Sistema Operativo iOS 12
Conectividad Wifi, Bluetooth, NFC
Face ID
Resistencia al agua

Limpiar

Métodos de pago

Tarjetas de credito
Compra en efectivo
  • SERVICEL PAY

Descripción

iPhone XR, análisis: definitivamente, éste es el candidato a superventas de Apple para el próximo año

Curiosa la jugada de Apple de este año. Curiosa y con algo de déjà vu con un modelo extra de smartphone que se suma con menor precio y más colores a los “iPhone senior”, y es el que desgranaremos hoy en el análisis del iPhone XR, el de una sola cámara, el de los colores.

Un teléfono que a priori resulta bastante jugoso a quien pretende adquirir un buque insignia al dar gran parte de lo que incorporan sus hermanos mayores a menor precio, y con el añadido de llegar a un público que busque acabados más desenfadados sin priorizar la doble cámara (ahora que ya casi es cosa del pasado). El último procesador de Apple con un diseño algo distinto y unas dimensiones intermedias entre un hermano y otro, os contamos qué tal se porta.

Diseño: un mellizo con bordes de aluminio y marcos notorios
El año pasado Apple aún dio un último aliento a la estoica estética que el iPhone manifestaba en su parte frontal desde el primer modelo en 2007 con el iPhone 8. Pequeñas variaciones como el botón Home, que evolucionó a Touch ID con el iPhone 5S, o el aumento de diagonal que se vio desde el iPhone 5 (con el que fue el gran salto a nivel de marca con los modelos Plus), los marcos eran notorios en los smartphones de Apple hasta que vino el iPhone X y dijo: ya notch hemos hartado.

Así, los iPhone 8 y 8 Plus fueron el último vestigio de esos marcos y el iPhone XR, pese a ser el “menor” o el “más básico”, ya incorpora el frontal con muesca. Eso sí, como dijimos en las primeras impresiones son marcos más gruesos que los de sus hermanos, de unos 4,17 milímetros.

Pero simétricos; aquí Apple sigue única en su especie y premiándonos a los amigos del TOC, sin disparidad en el grosor entre marcos horizontales y verticales como sí vemos habitualmente en los fabricantes que han optado por un diseño similar. Aunque hay un pequeño incumplimiento de la simetría absoluta que suele caracterizar los diseños de Apple con un Lightning que no está alineado al centro del borde, sino que está algo más cerca de la pantalla.

Trasera de cristal y marcos metálicos también para este iPhone, pero el acero vira a aluminio en los bordes de éste. La sensación, pese a esto, es muy parecida a la que tenemos sujetando el iPhone X o el XS, aunque es algo más grueso y según nuestra sensibilidad al peso sí podremos notar esos aproximadamente 20 gramos de más que tiene sobre estos dos teléfonos, siendo más voluminoso que ellos e incluso que el iPhone XS Max al ser más grueso (teniendo una pantalla de menor diagonal).

Es interesante ver cómo han cambiado los volúmenes y diagonales en Apple con respecto al año pasado. La marca no se caracteriza precisamente por los cambios de diseño, y entre 2017 y 2018 hemos visto cuatro tamaños y dos diseños “y medio”.

Lo que nos ocurre un poco con el aspecto del iPhone XR es que nos recuerda un tanto a aquel iPhone 5C, que vino con su plástico y sus colores a revolucionar los stands de las Apple Store y a quien no concebía que un smartphone de la marca volviese al policarbonato (con una configuración que implicaba llevarse un equipo “antiguo”). Pero en este caso probablemente con bastante mejor sabor de boca para ese público más exigente con los materiales y sin tener que renunciar del todo al progreso en hardware de la marca.

El iPhone XR es también un sándwich de cristal, con aluminio mate en sus bordes y certificación de resistencia IP67.
No es que el plástico sea algo negativo, pero implica no soportar carga inalámbrica y no estar a la moda, y el iPhone XR es también un sándwich de cristal con aluminio mate en sus bordes. Y cabe puntualizar también que en este caso no tiene certificación IP68, sino IP67.

Bordes que comulgan con lo que vemos en los iPhone desde los iPhone 6 y 6 Plus y que dibujan una semicircunferencia perfecta alineados con los cristales trasero y delantero. No hay salientes ni relieves entre estas superficies y esto da una sensación de continuidad que suele agradecerse (sobre todo al agarre con una mano).

Además no resbala y ojo, el cristal es muy limpio a diferencia de lo que solemos ver cuando se recurre a este material. Eso sí, la protuberancia de la cámara es llamativa, y al estar hecha de aluminio quizás sea más susceptible a arañazos o picadas.

Bien acabado y construido, hay un buen trabajo de compactación, aunque no tanto como vemos en otros smartphones rivales de este año, que a igual pantalla presentan un volumen menor. Incluso con baterías o diagonales algo mayores, como el LG G7 ThinQ o el Xiaomi Mi 8.

No hay entonces una gran diferencia con sus hermanos ni en sensaciones cuando se trata del iPhone XS: aluminio en lugar de acero y dimensiones que quedan más cerca de los que ahora son los pequeños (hasta que haya un nuevo SE, si lo hay). La bandeja para la SIM queda en el lado derecho en la parte infeerior y no hay botón Home: lo veremos más adelante, pero la interacción se basa de nuevo en los gestos y los tres botones físicos, dejándose el 3D Touch de camino.